El esmalte permanente o semi permanente, que es lo mismo, se ha convertido en uno de los servicios estrella. Hace ya una década que irrumpió en el mundo de la estética de uñas y se ha convertido hoy en día en una de las prestaciones más demandadas. Su rapidez de secado, su versatilidad y gran variedad de colores y texturas hacen que nos volvamos adictas. Pero no siempre es bien acogido y más de una vez hemos escuchado decir que daña las uñas. ¿Qué hay de cierto en ello? ¿Podemos utilizarlo siempre o es necesario descansar? A estas y a muchas otras preguntas intentaremos daros respuesta en este artículo para intentar aclarar de manera precisa qué hay de verdad en todo lo que se cuenta sobre el esmaltado semi permanente.

El esmalte semi permanente no daña las uñas

Como las uñas de gel o las acrílicas, el esmalte semi permanente es fruto de amplios estudios, investigaciones y pruebas de la parte de la industria cosmética. En esta última década los avances y mejoras en pos de proponer productos de alta calidad, respetuosos de nuestra salud y la de nuestra uñas, han sido numerosos. Así, las primeras marcas conocidas especializadas en uñas como OPI, Orly, CND…y menos conocidas en el mercado español, han conseguido un grado de excelencia importante, proponiendo productos de altísima calidad, que no solo respetan nuestra uña sino que aseguran la longevidad de dichos productos. El mayor escollo reside en el grado de profesionalidad de los técnicos que los aplican, y el diagnóstico del cliente para determinar qué es mejor en cada caso.

En lo absoluto, este tipo de producto no daña la uña. Ni la preparación de la misma, ni su aplicación ni tampoco su retirada son susceptibles de provocar daños en la placa de la uña. Ahora bien, si se procede a un limado excesivo de la uña, previa aplicación, tanto como para su posterior retirada, sí se puede afinar la placa y debilitar la uña. Un servicio completo de manicura con retirada de esmalte semi permanente y aplicación nueva tiene una duración aproximada de 60 minutos, a veces más y a veces algo menos en función del tipo de uña, tiempo que nos lleve preparar la cutícula, retirar el esmalte y su nueva aplicación.

Es frecuente que hoy en día encontremos lugares donde este servicio completo se efectúe en 30 minutos. ¿Cómo lo hacen? pues en la gran mayoría de los casos limando en exceso, ya sea con lima manual o eléctrica. Y esto es lo que principalmente puede dañar la uña. Por otro lado, la calidad de los esmaltes es evidentemente importante. La mayor parte de las grandes marcas se retira sin gran dificultad, ya que este tipo de productos está diseñado para «romperse» fácilmente con el quita esmalte para semi permanente que, aunque sea a base de acetona, no se trata en ningún caso de acetona pura. El riesgo de utilizar acetona pura es que consigamos quemar la superficie de la placa. Esto lo comprobamos cuando vemos aparecer una manchitas y puntos blancos sobre la superficie de las uñas.

Es importante saber que, ciertos tipos de esmalte semi permanente, por su composición, son más resistentes a la acetona, con lo cual dificulta de manera importante su retirada. En la mayoría de los casos es necesario limar. Si esta operación no se realiza con el sumo cuidado, podemos ver nuestras uñas debilitarse.

En caso de uñas con problemas: extremadamente finas, abiertas en capas o muy estriadas

En estos casos es aconsejable vigilar de cerca la uña, extremar las precauciones cuando se retira, acudir a un profesional para su completa retirada y jamás arrancarlo a mordiscos. Puede que en estas condiciones sea necesario un periodo de descanso o la utilización de un gel de refuerzo que no se retire por completo a cada cambio de color.

¿Qué debo saber antes de aplicar un esmalte semi permanente?

Duración : los fabricantes aseguran que este tipo de producto puede llegar a durar hasta unas 3 semanas. Es cierto, incluso más, solo que al cabo de 2 semanas empezaremos a ver el crecimiento natural de la uña de manera considerable. Pero no a todo el mundo nos crecen las uñas con la misma rapidez.

En caso de uñas con problemas: si mi uña es muy blanda y quiero un largo considerable, debemos saber que este tipo de esmalte no confiere dureza a la uña. Con lo cual, es muy probable que este dure menos de los previsto ya que hay más riesgo de que nuestras uñas se doblen provocando la rotura del esmaltado. En el caso de uñas descamadas, muy abiertas en las puntas, el efecto del agua causará la dilatación y la contracción de las capas de queratina de la uña. Estos micro movimientos pueden provocar que el esmalte acabe por romperse.

En ambos casos aconsejamos aplicar una base de refuerzo de esmalte semi permanente. Esto aportará solidez a la uña evitando este tipo de desagravios. De esta forma nos aseguramos la longevidad del esmaltado y podremos usarlo una y otra vez sin preocuparnos de que la uña se dañe. Cada vez que se procede a un cambio de esmalte no es necesario retirar la capa de refuerzo por completo, con lo cual nos aseguramos de que nuestra uña permanecerá sana y sin riesgos.

¿Cómo se retira? ¿con lima, torno o quita esmalte?

Los modos de retirado pueden ser variados en función de la necesidades de la uña. Normalmente es aconsejable romper la capa de brillo, con la ayuda de una lima o buffer, para que el producto de retirado penetre más eficazmente, si es que utilizamos este sistema, tal y como se muestra a continuación en el vídeo. Los expertos de la lima, tanto manual como eléctrica pueden perfectamente retirar es esmalte semi permanente sin dañar la uña. Se requiere una buena destreza tanto del torno como de la lima manual, conocer la presión a ejercer y el tipo de grano o cabezal de torno a utilizar. El torno eléctrico, correctamente utilizado es un gran aliado, ya que su precisión nos permite trabajar en condiciones óptimas de manera a obtener el mejor resultado.

Aquí os dejamos el vídeo de cómo retirar correctamente es esmalte semi permanente. Y si tenéis alguna otra pregunta o algo no os ha quedado claro, sobre todo no dudéis en preguntarnos. Estaremos encantados de ayudar, aclarar cualquier cuestión y contribuir a que vuestras uñas estén en las mejores condiciones.

 

Conclusión

El esmalte semi permanente no tiene la facultad por sí solo de dañar las uñas. Es el trabajo más o menos profesional del técnico manicurista que se encargará de darle un mejor o peor uso. Así como la calidad de los productos utilizados y el cuidado de las uñas una vez en casa.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.