Si no sabes qué hacer con tus manos, transfórmalas en caricias.

Jacques Salomé

En Nenha damos comienzo a un nuevo capítulo para adentrarnos en un mundo de belleza que va mucho más allá de las manos: la belleza interior que reside en cada uno de nosotros para ser descubierta, explorada y glorificada.  Como complemento a la columna vertebral que configura la marca; las manicura y las pedicuras, queremos hacer un acercamiento y permitir que otras bellezas nazcan. Así, hemos pensado que sería buena idea concebir un inicio de este viaje compartiendo por escrito en una serie de artículos, como un acercamiento a nosotros mismos, a través del contacto en manos y pies que, como mencionamos antes, son nuestra carta de presentación y llevan a otros nuestra esencia.

Todo lo que conocemos del mundo inicia con las manos, nuestro recorrido mental y emocional se descubre con el contacto físico desde que nacemos. Las experiencias, sensaciones y paradigmas están íntimamente vinculadas a lo que percibimos del entorno, con lo cual desarrollamos las estructuras de pensamiento y la personalidad que nos caracteriza.

Hagamos en un experimento: procurando limitar los sentidos dejando solo el tacto como único receptor del entorno. Estando en un lugar silencioso, bebamos un sorbo de agua y cerremos los ojos tomando una respiración profunda. Hasta ahora, nuestros sentidos están equilibrados, con lo cual disponemos el tacto a percibir, y más aún a RECIBIR los estímulos que pueden ir desde un toque o roce ligero hasta un cambio notable en la temperatura. A partir de aquí, procuraremos distinguir toda respuesta emitida por nuestro cuerpo con el tacto, a través de la piel, descubriendo como los efectos de dicha respuesta abarcan no solo lo físico, sino que alcanzan también los procesos mentales y emocionales. Esto se debe a que nuestra piel es el órgano más importante en la tarea de inter-conectarnos con el medio y con otros, su capacidad es tan extensa que recubre nuestros órganos vitales y tejidos como un recipiente firme y resistente, incluyendo las zonas más íntimas y esenciales, la piel está allí, presente para comunicar aquello que sentimos y pensamos.

Decir que SOMOS PIEL, no es más que asumir efectivamente que la mejor forma de conocernos y conocer a otros es a través del CONTACTO, y este es el primer paso hacia nuestro crecimiento integral como seres humanos… más humanos, más receptivos, más abiertos a comprender aquello que ocurre alrededor y con lo que interactuamos en positivo o negativo, llamándole muchas veces destino o casualidad.

¿Existe entonces una relación entre aquello que percibimos y nuestras reacciones? La respuesta es SI, el vínculo entre todo lo que proyectamos como pensamiento, emoción y acción radica en nuestra percepción inicial del estímulo, con lo cual la piel es la primera (y más potente) antena frente al entorno, y así mismo es el medio para manifestar las respuestas a todo lo que ocurre en el interior del cuerpo. De igual forma, los pensamientos creados en nuestro cerebro son convertidos en acción a través de los tejidos corporales puestos en movimiento, principalmente manos y pies, que captan infinidad de señales, y a su vez emiten respuestas constantemente, creando la mayoría de las veces, desgaste y sobrecarga física además de agotamiento mental y desequilibrios emocionales que alteran nuestra cotidianidad.

Y hasta aquí la primera entrega sobre la importancia del tacto, las manos, la piel y la relación entre su cuidado, su percepción y el conocimiento de uno mismo. Un punto de vista que esperamos despierte vuestra curiosidad y abra la puerta a un mundo nuevo. En Nenha estaremos encantados de poder acompañaros en ese primer paso al viaje de vuestra vida.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.