Utensilios de manicura: ¿limpieza, desinfección o esterilización?

Algo esencial e indispensable que todo profesional de las uñas debe conocer perfectamente es cómo desinfectar correctamente todo su material de trabajo, desde su mesa hasta cada uno de los utensilios que se utilizan a diario en cada prestación. En el salón, todas las herramientas, utensilios, dispositivos y otros equipos utilizados durante los servicios de manicura y pedicura deben seguir un estricto control de limpieza y desinfección.

 

 

Se habla de limpiar, desinfectar y esterilizar, pero ¿conocemos realmente las diferencias entre cada uno de estos procedimientos y cuáles son las apropiados en cada caso? A más de una os sorprenderá saber que no todo debe o puede ser esterilizado en un salón de manicura, ¿cierto?. Pues bien, vamos a abordar un tema básico y esencial que todo profesional debería conocer.

La limpieza es el conjunto de operaciones que permiten eliminar la suciedad visible o no visible de la superficie. La suciedad puede facilitar el desarrollo de microorganismos patógenos, además de estropear los materiales y de no dar una buena imagen del local donde se está trabajando. De ahí que sea de vital importancia limpiar el lugar de trabajo en todas su dimensión: suelos, superficie de trabajo, muebles, baños, puertas, armarios…etc

Una limpieza adecuada requiere jabón o detergente líquido, agua y un cepillo para fregar limpio y desinfectado para eliminar todos los desechos y residuos visibles.

La desinfección es el proceso mediante el cual se destruyen los  microorganismos que son patógenos, pero no así las esporas ni todos los virus. Se aplica sobre materiales, utensilios…es decir, objetos como los utensilios de trabajo (pinzas, alicates, tijeras…) Para ello utilizaremos productos especializados para la desinfección del material de trabajo como pueden ser las limas, espátulas, tacos de limado…etc. Es importante saber que según el material a tratar, utilizaremos un método de desinfección físico (con vapor a altas temperaturas) o químico (con productos químicos especializados).

La esterilización es el proceso de eliminación de todo forma de vida, incluidas las esporas. Se puede esterilizar la ropa, objetos, utensilios,  materiales…etc

Dicho esto, en un salón de manicura ¿qué limpiamos, qué desinfectamos y qué esterilizamos? Prácticamente todos los elementos del salón tienen superficies duras y blandas de algún tipo: las mesas de manicura, las sillas, toallas, limas, pulidores…etc. Cualesquiera de etas superficies que entren en contacto directo con la piel del cliente se consideran “contaminadas”. Y toda superficie contaminada debe ser completamente: primero limpiada y luego desinfectada.

Muchos de los elementos con los que trabajamos están diseñados para ser utilizados más de una vez, no son desechables. Existen 3  variedades de elementos de uso múltiple:

  1. los duros y no absorbentes como espátulas de plástico, objetos de metal o vídrio..
  2. los porosos y/absorbentes como las toallas, limas, pulidores, cepillos..
  3. los auto-desinfectantes que no permiten el crecimiento de bacterias, virus ni hongos

Así, todos los utensilios en metal deberán esterilizarse siguiendo el procedimiento adecuado para ello, ya sea con autoclave (calor húmedo), esterilizador de cuarzo (calor seco)…etc.

Los utensilios no son aptos para la esterilización, porosos como las limas, pulidores…etc debemos lavarlos y desinfectarlos. Auga caliente y jabón anti-bacteriano, utilizando una vez secos, un pulverizador anti-bacteriano, fungicida y virucida, de  los muchos que existen en el mercado.

Es importante respetar al pie de la letra, que si durante el servicio alguno de estos utensilios porosos, como las limas, entra en contacto con fluidos corporales del cliente, como la sangre, debemos absolutamente desecharlos de manera segura: los introduciremos en una bolsa plástica antes de ir a la papelera.

No debemos en ningún caso tomar estas consignas a la ligera. El respeto de los protocolos de limpieza, desinfección y esterilización del lugar y utensilios de trabajo es una garantía de seriedad y compromiso con la profesión y por supuesto, con el cliente.

 

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en publicar un comentario.

Deja un comentario