Historias de uñas

Historias de uñas hay muchas, la del cliente, la del profesional, la del proveedor,…etc y hoy os voy a resumir la mía personal.

Mi primer contacto con el mundo de las uñas se remonta a hace más de 15 años y mi primer set de uñas me lo hice en Londres antes del 2000. A partir de ahí me volví adicta. Volví a Francia, que es donde viví desde 1995 hasta 2012, y exploré todas las posibilidades: acrílico/porcelana, gel, gel de color…hasta que al final acabé por formarme yo misma. Por aquel entonces, principios del 2000, no había página web, novedad o esmalte que se me resistiera. Recuerdo que me gasté una fortuna en probar nuevos productos, la mayoría, por no decir todos, americanos, NSI, CND, OPI…Mis amigas me servían de conejillos de indias y lo que al principio fue mi pasión acabó convirtiéndose en lo que hoy en día es mi trabajo: las uñas y su mundo.

Mi evolución profesional

Y es que cuando el alumno está listo…aparece entonces el maestro…y así fue! La vida me fue abriendo puertas. Trabajé en un primer tiempo como autónoma, el tiempo que mi trabajo de secretaria me permitía. Y un buen día me decidí a dar el gran salto: dejé mi trabajo “seguro” para tomar los mandos de un salón de manicura que hice crecer durante más de 6 años en el sur de Francia. Por aquel entonces las uñas de gel eran la gran novedad y uno de los servicios más demandados, por no decir el único. 99% de mi clientela solo se hacía uñas de gel. Mes tras mes, las clientas pedían cita para el mantenimiento de gel y la agenda se llenaba progresivamente. Trabajaba de 9 de la mañana hasta las 8 de la tarde casi sin parar. Fue una época de desafíos y trabajo duro pero pude recoltar más de lo que algún día hubiese podido soñar: disfrutar con mi trabajo haciendo feliz al otro, ¿qué más podía pedir?

 

IMG_8231

Las uñas: un mercado en plena expansión

Durante esa primera etapa pude claramente constatar las carencias del mercado en el sector de la belleza de uñas: era un oficio muy específico para el cual no había todavía profesionales cualificados. Con lo cual la mayor parte de los clientes que llegaban a mí tenían un denominador común: buscaban desesperadamente un profesional que no los decepcionara con la calidad del servicio. No había profesionales repertoriados, ni recomendados y no sabían a quien acudir. Y quise seguir creciendo…hasta que aterricé en Madrid.

Hoy en día, casi una década más tarde, tengo la triste impresión de que está sucediendo lo mismo en tierras españolas. La demanda en el sector de las uñas sigue creciendo, al igual que la oferta. Pero, ¿existe una oferta de profesionales realmente cualificados? ¿está el cliente bien informado sobre las diferentes técnicas existentes y cuál es la más adecuada en cada caso?

Uñas de gel, uñas de porcelana, uñas acrílicas, esmalte permanente, esmalte semi-permanente, esmalte de larga duración… un vocabulario casi desconocido para las que entran por primera vez en un salón de manicura o centro de uñas.

¿Por qué ofrecer cursos de manicura y pedicura?

En mis ya más de 7 años de vida en Madrid como directora de Nenha he visto pasar mucho personal por mis centros. La mayoría, con muchas ganas pero con pocas aptitudes. He tenido que ir formándoles para que pudieran ofrecer un servicio óptimo. El mercado está cambiando de manera muy rápida. Las estilistas de uñas son cada vez más buscadas y el cliente es cada vez más exigente.

Y a mi me gustaría servir a todos: al cliente para que se vaya contento y satisfecho con el servicio que se le ofrezca. Al profesional por disfrutar con su trabajo y dar lo mejor de sí mismo en cada prestación. Al mundo de las uñas en general para que este sector siga creciendo y evolucionando. Y al estudiante de manicura a descubrir su potencial y acompañarle en el descubrimiento de un nuevo mundo de posibilidades.

curso uñas de gel Madrid nenha

Objetivos de los cursos de uñas

En mis cursos pretendo compartir conocimientos básicos y esenciales que se deben dominar para poder pasar a otros niveles de complejidad. Lo que pretendo es formar a futuros profesionales que sepan hacer una correcta manicura y pedicura, o un set de uñas de gel. Quisiera transmitirles unas bases sólidas que sustenten su futura evolución profesional. No me vale que sepan hacer un Nailart que quite el hipo si la estructura sobre la que trabajan no está convenientemente preparada o el esculpido de gel no esté correctamente ejecutado.

Para ello, después de haber finalizado cada módulo he decidido hacer un seguimiento personalizado durante 3 meses. Un profesional no se forma en una semana, por lo tanto quisiera que cada persona que pisara los cursos en Nenha se sintiera arropada, apoyada y ayudada ya sea a la hora de lanzarse en su vida profesional, ya sea para elucidar cualquier tipo de duda o dificultad técnica que el estudiante pudiera experimentar.

Me gustaría aportar mi granito de arena y contribuir al desarrollo de una profesión relativamente nueva. Lejos de pretender ser una eminencia en el mundo de las uñas creo que mi experiencia y conocimientos pueden ayudar a muchas mujeres y hombres a convertir su sueño y pasión en su profesión, como a mi me sucedió en su día. Y la mejor forma de hacerlo es compartirme entregando todo lo que sé y permitir a otros volar con sus propias alas.

Así que si os animáis, podéis encontrar toda la información sobre los cursos en la web de Nenha. Si tenéis alguna duda o hay alguna cosa que no os quedara clara, estoy a vuestra disposición.

 

 

 

 

Sé el primero en publicar un comentario.

Deja un comentario

  • Centro de Belleza Nenha

    Nenha te regala un
    15% de descuento
    en tu primer servicio.

Inscríbete y recibe
todas nuestras ofertas